Ketamina, ¿serás tu el mejor remedio para la depresión?

f999x666-421928_516993_0Hoy en día escuchamos la palabra droga y rápidamente nos tiramos las manos a la cabeza debido al contexto en el que se enmarca este concepto. Si eres uno de ellos, intuyo que te habrá sorprendido el título de este artículo, y me atrevo a avanzar que no dejarás de hacerlo con lo que leerás a continuación.

En el ámbito de la clínica se conoce la Ketamina como una de las drogas disociativas con mayor potencial alucinógeno, sintetizada por primera vez en 1962. Ésta, muy presente en la vida nocturna de jóvenes y no tan jóvenes, es conocida también como ket, keta vitamina k o entre otros alias, kit kat. ¿Qué es lo que llama la atención de esta droga a sus consumidores? La rapidez. Sorprendentemente, consigue alcanzar su máxima concentración plasmática en tan solo 10 minutos, llevando al consumidor a un estado de inconsciencia en el que se siente desconectado de su cuerpo y de su entorno. Así pues, el consumo de esta sustancia se ha popularizado sobre todo en el ocio nocturno (discotecas, bares musicales o raves), fomentando principalmente su uso recreativo.

Todavía no ha llegado el dato que conseguirá sorprenderte. ¿Cómo reaccionarías al saber que dicha droga, considerada ilegal, podría ser la solución a la depresión? Numerosos estudios han mostrado hallazgos científicos en los que se demuestra su eficacia a nivel clínico. Por ejemplo, un estudio realizado en el 2000 por Robert M. Bertran en el Centro de Salud de Conecticut, consistió en seleccionar a catorce sujetos diagnosticados de depresión. Siete de ellos recibieron placebo, y los otros siete fueron tratados con Ketamina. Los resultados mostraron una mejora significativa en aquellos a quienes se les había administrado la dosis de Ketamina. Viendo que, de manera reiterada, se obtenían resultados similares en diversos estudios que demostraban que la ketamina realmente sí que conseguía una mejora en el paciente, se decidió ampliar fronteras dirigiendo la investigación hacia otro camino: ¿Qué es lo que diferencia la Ketamina de un antidepresivo? En esta investigación (entre otras) se halló la respuesta. 80 adultos con depresión fueron divididos en dos grupos para tratarlos bien con Ketamina o bien con Midazolán  (fármaco antidepresivo con efecto sedante). Los resultados mostraron una mejora immediata en aquellos a los que se les había administrado Ketamina, mostrándose dicha mejora seis semanas después en aquellos que habían sido tratados con Midazolán.

Cabe decir que ningún investigador ha dado nada por seguro, pero la ciencia parece ser que ha tomado el mejor camino: cada año acrecienta el número de investigaciones dedicadas a esta gran incertidumbre que empezó a ser por primera vez objeto de estudio en 1968.  Estudiar esta droga y sus receptores diana constituye la clave para llegar a alguna conclusión después de tantos años de investigación. Es importante invertir tiempo y dinero ya que, tal y como dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión (y con ella los pensamientos suicidas) constituyen un problema grave para la salud pública.

Referencias:

Revista Mente&Cerebro nº89.  Sección de Psicofarmacología: Ketamina: ¿una droga alucinógena contra la depresión?

 

Cristina Cano Olivar

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s