El orégano, ¿un antibiótico natural?

El orégano u Origanum vulgare es un arbusto muy presente en la zona Mediterránea y un delicioso condimento en las pizzas.

Desde el S. VI a.C., Hipócrates utilizaba la infusión de hojas de esta planta como antiséptico para tratar afecciones estomacales y respiratorias, y actualmente se sabe que tanto el aceteenage-mutant-ninja-turtlesite esencial como las hojas crudas de orégano poseen un compuesto activo llamado carvacrol, un fenol monoterpenoide que posee diferentes actividades: además de ser antioxidante, podría tener utilidad en la terapia antineoplásica, ya que protegeal organismo de los efectos indeseados del metotrexato.

Por si fuera poco, el carvacrol posee actividad antimicrobiana antibacteriana y antifúngica, siendo efectivo frente a Penicillium glabrum, Cladosporium herbarum o Candida albicans si se combina con nistatina, ya que entre ellos existe una interacción sinérgica.

Además, es activo frente a bacterias gram positivas patógenos humanos como Listeria monocytogenes y de los géneros Bacillus, Micrococcus y Staphylococcus, incluyendo MRSA Staphylococcus aureus resistente a meticilina, por lo que tiene bastante potencial en clínica.

 

Mar Sánchez

Imagen: Fuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s