Fobofobia Universal

Hace poco, navegando por los océanos de información que se esconden tras la pantalla, me topé con un término hasta entonces desconocido para mí: “fobofobia”. Como bien indica su nombre, es la fobia a padecer una fobia, en pocas palabras, el miedo al miedo. Por supuesto, algo así sólo podía ocurrirle al sorprendente y fascinante cerebro humano. Desde el punto de vista terapéutico esta es sólo una más dentro de la larga lista de fobias conocidas, pero a mí me llamó la atención porque, por un momento, pensé que quizás había descubierto la única fobia común a todas las personas de este planeta.

fobofobia

El miedo es una emoción básica que nos inunda cuando percibimos una amenaza. Nadie duda de que todos lo sentimos alguna vez, pero ¿en qué circunstancias? Cuando caminamos por una calle estrecha y oscura a altas horas de la noche, cuando nos topamos con un animal peligroso o agresivo, cuando hay un incendio o en cualquier momento en el que nos sentimos inseguros, el miedo se encarga de hacernos reaccionar (al menos de manera emocional, pues en algunos casos nos bloquea conductualmente). Esta emoción es fundamentalmente adaptativa, por lo que viene condicionada en parte por la genética y tiene como fin último mantenernos con vida. Teoría básica. Pero no fue esto lo que vino a mi mente cuando leí aquel peculiar palabro.

Perder a alguien por miedo a perderlo, no intentar optar a un puesto de trabajo o universidad por miedo a ser rechazado, actuar de un modo distinto para ser aceptado. Esto es a lo aquel término me llevó a pensar.

Adoptamos actitudes absurdas provocadas por sospechas infundadas y vivimos en un continuo estado de ansiedad porque nos adelantamos a los acontecimientos para prevenir unas consecuencias teóricas que carecen de fundamento. Y todos lo hemos experienciado. No lo hacemos, no nos atrevemos porque quizás después nos tenemos que enfrentar algo que nos da más miedo todavía. El miedo a exponerse a una situación en la que te arriesgas a perder algo o a alguien es un miedo irracional que nos acompaña a todos con mayor o menor frecuencia y nos sumerge en un permanente estado de letargo.

Y para que no vernos perjudicados, hemos de saber diferenciar entre el miedo (universal, necesario y útil) y la fobia (excesiva, inadaptativa y limitante), para regular bien nuestras emociones, y por ende, nuestras acciones.

Tras lo expuesto, proclamo aquí y ahora una campaña contra la fobofobia universal animándoos a todos a que os enfrentéis al miedo y no dejéis nunca que éste os evite conseguir lo que deseáis, aunque ello implique exponerse a aquello que nos da pavor.

Por: Eva Cristina Pérez García

Imagen: Beeimg.com

Un comentario en “Fobofobia Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s